MENUMENU

Inicio  »  Información médica   »   Hipertensión Arterial

Hipertensión Arterial


La hipertensión arterial es una enfermedad responsable de aproximadamente 75 millones de muertes al año; en la actualidad la padecen mil millones de personas en todo el mundo.

Esta enfermedad es asintomática, tiene una prevalencia de 30.4% en los Estados Unidos. En el Ecuador 1 de cada 3 personas la sufren. Actualmente hay más de 170 mil personas diagnosticadas en el país.

RIESGOS

La hipertensión arterial contribuye a la generación de: accidente cerebrovascular, enfermedad coronaria (infarto del miocardio), insuficiencia cardíaca congestiva, insuficiencia renal crónica, deterioro intelectual, enfermedad arterial periférica, acelaración de la ateroesclerosis, muerte prematura y aumento de los niveles de azúcar en sangre.

Cada 2 mm Hg de aumento de la presión eleva el riesgo de padecer cardiopatía isquémica en un 7% y en un 10% accidentes cerebrovasculares. En países en vías de desarrollo, la incidencia de enfermedades cardiovasculares puede llegar hasta el 80% en los pacientes hipertensos.

CAUSAS

Las causas que se han propuesto como generadoras de la hipertensión arterial son muy variadas: ingesta alta en sal, sedentarismo, edad avanzada, excluyendo la enfermedad arterial hipertensiva secundaria (renal, endócrinas, etc.), las causas no siguen siendo claras. El factor genético sin lugar a dudas es importante, pero en general se la sigue denominando hipertensión idiopática por no conocer exactamente su tratamiento.

El octavo comité de hipertensión arterial en el 2014 estableció que la presión arterial ideal debía ser entre 130 y 140 mm Hg y en el caso de adultos mayores 150 la sistólica y 90 la diastólica.

En caso de personas menores de 60 años el tratamiento se iniciaba con las sistólicas mayores a 140 y diastólicas mayores o iguales a 90. En los diabéticos la meta era menor a 140/90 igual que en los pacientes con insuficiencia renal crónica.

En el 2015 el estudio Sprint (Systolic Blood Pressure Intervention Trial), estableció que la presión arterial ideal debe ser de 120 para la sistólica y 90 o menor para la diastólica.

La investigación propone que ésta meta debe establecerse en todo tipo de paciente, inclusive con diabetes o insuficiencia renal. Demostró además que la supervivencia era mayor y el riesgo de sufrir complicaciones por el tratamiento era menor siguiendo éstas guías. Por lo que es importante que en nuestra consulta privada u hospitalaria tengamos siempre presente este dato.

En los hipertensos mayores de 65 años con riesgo de sufrir hipotensión ortostática u otras manifestaciones propias del tratamiento, el criterio variará de acuerdo a cada paciente, de tal manera que se podría aceptar para este tipo de hipertensos como un buen objetivo mantener la presión en 130/90.

Recordemos que el tratamiento de la hipertensión arterial es individualizado, de tal manera que debemos tener en cuenta la respuesta de cada paciente al tratamiento, con controles periódicos y ajustes de dosis.

Referencias: Jama 2014; 311(5)507-520 Sprint N. Engl J. MED. 2015(373) 2013-2016

Resumen elaborado por:
Dr. Luis Alberto Solines Lara
Cardiólogo

Contactos

Ubicación
Matriz Guayaquil
Av. Domingo Comín 135 y El Oro

Síguenos en:

Teléfonos
Ventas: +593 4 2442600
Conmutador: +593 4 2443999
Teléfono: +593 4 2440713
Fax: +593 4 2443142

email: info@labhg.com.ec