MENUMENU

Inicio  »  Blog   »   Hipertensión arterial

Hipertensión arterial


Por: Dr. Luis A. Solines Lara

Telf: (04)244-2905 – (593)084-168996

Enfermedad mortal que afecta aproximadamente a un billón de personas en el mundo. A medida que la población envejece la prevalencia se incrementa. 

Se caracteriza como su nombre lo indica por el aumento por encima de lo normal de la presión dentro de las arterias; la sangre sale del corazón a través de la arteria aorta aproximadamente en un volumen de 60cc. por cada latido y se distribuye por todos los vasos sanguíneos llevando oxigeno a las células. Cuando el corazón late más rápido la cantidad que sale es mayor y la presión se eleva (ejercicios, emociones, digestión, etc). Si las paredes de las arterias son más duras (ateroesclerosis) la presión también se eleva. 

Esta presión se la conoce como la presión máxima o sistólica. Cuando la sangre llega a las pequeñas arterias dentro de los tejidos también se registra una presión conocida como mínima o diastólica; si estas pequeñas arterias están muy cerradas la presión mínima aumenta. El aumento de la presión arterial puede ser de la máxima (Hipertensión sistólica), de la mínima (Hipertensión diastólica) o de ambas. 

Existen dos tipos de hipertensión de acuerdo a su orígen: 

La primaria o Idiopática de orígen desconocido, parece que en ella influye la raza, la herencia, la edad, las drogas, el alcohol, etc. La padecen el 90.00% de los hipertensos. La secundaria que se produce como consecuencia de otras enfermedades, por eso su nombre de secundaria, se corrige cuando se mejora la enfermedad primaria, entre ellas tenemos las enfermedades renales, insuficiencia renal, las obstrucciones de las arterias renales o la arteria aorta, las enfermedades hormonales, alimentos o drogas que producen hipertensión. 

Quien debe diagnosticar cual es la causa y el tratamiento adecuado, es el médico, no toda hipertensión requiere la misma medicación. 

¿Cómo se clasifica la Hipertensión Arterial?

Actualmente según el 7mo. Comité para la Hipertensión Arterial de los Estados Unidos se acepta la siguiente clasificación: 

NORMALMÁXIMAMÍNIMA
  Menor a 120 MM hgMenor a 80 MM hg
 Pre hipertenso De 120 a 139 MM hg De 80 a 89 MM hg
 Estado 1 De 140 a 159 MM hg De 90 a 94 MM hg
 Estado 2 Más de 160 MM hg Más de 100 MM hg


El tratamiento del paciente hipertenso es individualizado, es decir, cada paciente tiene un tratamiento diferente a otro dependiendo de la respuesta a la medicación, del tipo de actividad que realiza, de los efectos colaterales del medicamento, la edad, etc. Muchos pacientes se mejoran solo al cambiar su estilo de vida, dietas con poca sal, no fumar, no ingerir alcohol en exceso, hacer ejercicios. Otros requieren un solo medicamento o combinaciones de dos a tres medicinas en casos rebeldes. La hipertensión da muy pocos síntomas, y los pacientes prefieren sentirse bien sin ninguna molestia, de ahí que muchos suspenden el tratamiento. 

La enfermedad puede ocasionar daños severos e irreversibles en nuestro organismo, por ejemplo ataque cerebral, daño renal, infarto cardíaco, insuficiencia cardíaca, lesión de arterias de los ojos, rupturas de arterias (Aneurismas), etc. En las personas mayores de 50 años y en los ancianos tiende a subir sólo la presión máxima o sistólica. En este grupo de edad se considera importante que la medida sea menor a 140 MM hg, al tener valores mayores se pueden producir lesiones por ataque cerebral o la muerte. 

Las personas diabéticas o con enfermedad renal deberán tener una presión menor a 130 MM hg para la máxima, y menor a 80 MM hg para la mínima. 

Toma de la presión arterial

La presión arterial debe ser tomada en posición sentada, con el brazo extendido y apoyarlo sobre una mesa o superficie dura a la misma altura del corazón, la toma debe hacerse al menos 5 minutos después de estar en reposo y en ambos brazos, la presión que se detecta más alta equivale a la presión real. No se recomienda tomar la presión después de una actividad física, comer o tener una crisis emocional. Los equipos de control de presión caseros son útiles sobre todo los de brazalete aunque tienden a descalibrarse a menudo, sin embargo son una buena guía de control. 

Todas las personas deberían controlarse la presión y si se detecta que hay una elevación acudir al médico para su correcta evaluación. 

Si la mayoría de las personas con hipertensión diagnosticada tuvieran conciencia que ésta enfermedad no se cura, sólo se trata, y que en la medida que se controlen periódicamente con el médico y tomen la medicación a conciencia se evitará la gran tasa de mortalidad e invalidez que ésta enfermedad causa. 

Recordemos que la hipertensión arterial se la conoce como “asesino silencioso”. 

Pregunte a su médico por los productos de Laboratorios H.G., en hipertensión arterial: 

Contactos

Ubicación
Matriz Guayaquil
Av. Domingo Comín 135 y El Oro

Síguenos en:

Teléfonos
Ventas: +593 4 2442600
Conmutador: +593 4 2443999
Teléfono: +593 4 2440713
Fax: +593 4 2443142

email: info@labhg.com.ec